sábado, 30 de agosto de 2014

Zapatero explicará en Uruguay cómo dar palizas sin que se note mucho

El español Rodríguez Zapatero “vende” en Uruguay un modelo para "rehabilitar presos”, (un escrito de Carlos Aznárez)

La noticia, aparecida en medios uruguayos, no deja lugar a dudas: "El expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero visita Uruguay por estos días, para brindar una serie de charlas sobre temas de seguridad pública y exponer los éxitos logrados en la rehabilitación de presos bajos su mandato”. Añade la información que Zapatero llega de la mano de una Fundación ligada al Partido Colorado de ese país. 

No podía ser de otra manera: la derecha cerril uruguaya invita a su par español del Partido Socialista Obrero Español, Rodríguez Zapatero para que cuente las maravillas que realizó su gobierno con el “sistema de prisiones”. El título de la conferencia que ofrecerá el ex presidente español se denomina: "Sistemas de Prisiones en España y su exitoso modelo de Rehabilitación".

Parece una broma,  que ahora venga este hipócrita represor, que perdió el rótulo del socialismo en alguna curva, antes de asumir el cargo, y que enterró el nombre de “obrero”, en el jardín de alguna de las mansiones de los jerarcas del Partido, salga a contarle al mundo que el sistema de torturas que aplicaba y aplica ese cuerpo militar que es la Guardia Civil o la Policía Española, no es más que una habladuría de los que dejaron de creer en el “estado de bienestar” con que amenazó el PSOE en épocas de Felipe González.

Precisamente las penurias de los detenidos en épocas de Felipillo y luego de su discípulo Zapatero, comenzaban cuando entraban en comisaría, donde se les aplicaba la “bolsa”, el “submarino” o tremendos golpes en la cabeza con una guía de teléfonos o una especie de bate de béisbol, en piernas, testículos y otros sitios sensibles.

Después de varios días de palizas constante, golpes de picana de 220 voltios por todo el cuerpo y hasta alguna violación anal con un palo de escoba o una cachiporra policial, el susodicho era entregado como una bolsa de papas al juez de turno, que generalmente era Baltasar Garzón o cualquiera de sus secuaces en ese Tribunal de Excepción que es la Audiencia Nacional española, y de allí lo enviaban a la cárcel por decenas de años. Por qué? : por ser vasco o catalán y a la vez manifestarse con rebeldía frente a ese sistema injusto que es el capitalismo que tanto ama Zapatero.

La sonada “rehabilitación” de la que habla este mentiroso español de poca monta, seguramente tiene que ver con las lesiones de por vida que dejaron los torturadores en los cuerpos de los detenidos, o el desequilibrio familiar que provocaba y provoca en los familiares de los presos y presas vascas esa violencia añadida que se llama “dispersión”. O sea, que los presos sean continuamente trasladados a cientos y hasta miles de kilómetros de su residencia habitual. 

Zapatero no puede seguir engañando a más gente. Y menos en Latinoamérica, donde se sufrió con creces el terrorismo de Estado. No puede venir este hijo de la Repsol y la Telefónica a dar cátedra, por más políticos felones que le inviten a hacerlo en Uruguay, como también ocurre con el ex juez Baltasar Garzón en Argentina. Son dos caras de la misma moneda, la de las continuas violaciones de derechos humanos contra quienes militaron durante años contra la violencia estatal y aspiran a romper las cadenas con el Imperio español.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

esa es la cuerda de la que antes o después acabará colgando este golpista por suprimir el art.135 de la constitución sin permiso de los ciudadanos españoles y vender la soberanía de España

Anónimo dijo...

En primer lugar Uruguay tiene una buena escuela de torturas desde los 60 que data desde los sesenta cuando los Tupamaros ejecutaron al gringo torturador en jefe, Dan Mitrione creo se llamaba.
Despues fue el acabose y se decia se torturaba hasta los muchachos en las escuelas para vengar al gringo.
Si se puede decir ahora la tortura la utiliza occidente de forma ocasional y para propaganda de terror, en genral se ejecuta a los prisioneros desde Vietnan y despues el Plan condor.