domingo, 14 de mayo de 2017

Pasteles amargos

La Pastelería LA SUIZA en la Avenida Schultz 180 presume de ser la mejor pastelería de Xixón. Su dueño, José Álvarez, afamado maestro pastelero con 30 años de experiencia y formado en París, Alicante, Madrid, e incluso Duba (o eso dice él) ha conseguido ganarse una fama envidiable en el mundo del pastel.

Nuestro inigualable pastelero posee un currículum envidiable en el sector del esclavismo laboral, del baboseo machista, de la humillación a sus empleadas y de la crueldad.Dos años tuvo trabajando a una persona en su lujoso centro de explotación, contratada a 40 horas semanales pero haciendo en torno a 80 horas extras al mes obligatorias, y como viene siendo tradición en el mercado laboral, sin remunerar.

Las jornadas laborales ya de por sí eternas se incrementaban en periodos festivos: navidades, semana santa, puentes varios, etc… en los que nuestra compañera apenas tenía tiempo de descansar, siendo obligada a empezar su jornada laboral 3 horas antes de la hora de comienzo de esta. Además, en los dos años que llevó a cabo su trabajo para este sujeto, le fueron denegadas el disfrute de vacaciones. Por supuesto todo esto sin desembolsar ni un euro, ya fueran de las horas extras o de las vacaciones.

No es de extrañar que exprimiendo de esta manera a nuestra compañera, la pastelería de nuestro memorable maestro esclavista adquiriera tanta fama y renombre, ya que todos sabemos que la mejor manera de triunfar en este mundo es ser una “persona” sin escrúpulos, sin ninguna otra preocupación que el dinero y sin la más mínima sensibilidad hacia sus empleadas.

Aunque no es del todo cierto esto último, ya que nuestro admirado maestro sinvergüenza sí que tenía algo de sensibilidad, aunque no de la que hablábamos más arriba, ya que no se cortaba ni un pelo a la hora de tratar a su empleada no solo como a una esclava, también como a un trozo de carne.

En las interminables jornadas de trabajo, nuestro famoso maestro baboso se dedicaba a decirle cosas como “si pierdes tal apuesta te desnudas”, le preguntaba qué ropa interior llevaba o se lo decía él directamente cuando le transparentaba el uniforme, el color y forma de lo que llevaba debajo. Tampoco se cortaba en mandarle wasaps a su número personal, algunos incluso con imágenes sexuales o insinuaciones poco insinuantes.

Cuando la compañera decidió cortar por lo sano este tipo de prácticas, nuestro célebre maestro acosador pasó a llevar a cabo prácticas de acoso laboral hacia ella; pasando de ser una gran trabajadora a una inútil total, menospreciando su trabajo, insultándola y haciéndole aguantar broncas constantes.

Pero lo peor todavía estaba por llegar: en mayo de 2016 se queda embarazada, con lo que esto conlleva, y nuestro afamado maestro miserable no solo no le facilita el trabajo teniendo en cuenta su estado, si no que le recrimina sus caras de mareos y sus nauseas constantemente, llegando a decirle que no se puede ir a trabajar con una cara tan horrible, entre otras cosas.

Por otra parte nuestro ilustre maestro ruin no creía según su criterio que un embarazo fuera algo delicado, con lo que seguía con sus prácticas esclavistas en cuanto a la jornada laboral y haciéndola cargar con sacos de 25kg, no importándole lo más mínimo el estado de nuestra compañera. Llegó a tal punto la situación que nuestra compañera sufrió dos amenazas de aborto.

La primera de ellas tuvo lugar estando en su puesto de trabajo y al darse cuenta de que estaba sangrando pidió permiso para ir a la mutua, a lo que nuestro insigne maestro psicópata se negó, no dándole los datos de esta y negándole la documentación necesaria para acudir a ella, a lo que colaboró su bien amada esposa, insultando a nuestra compañera, llegando a decirle que era una mala persona y que recibiría “un castigo divino” si pedía la baja por riesgo de aborto.

En agosto, al fin recibió la baja por embarazo de riesgo y desde entonces lleva de baja, debiendo de reincorporarse a su centro de trabajo el día 11 de mayo. Lógicamente, nadie querría reincorporarse a semejante centro de exterminio físico y psicológico, menos teniendo un bebé de menos de un año, pero nuestro prestigioso maestro despreciable se niega a facilitarle las vacaciones que le adeuda o una solución a esta situación.

Desde CNT-Xixón estamos ya más que hartas de ver a gentuza exprimiendo las vidas de sus trabajadores a cambio de una miseria, pero este caso se lleva la palma, ya que no se trata simplemente de un tema de explotación laboral, se trata de acoso laboral y sexual, se trata de despojar de la dignidad a las personas, se trata de torturar a su empleada y poner en riesgo su embarazo, se trata de desprecio por la vida de las personas a fin de cuentas, a las que solo ve como máquinas que le sirven para embolsarse una buena cantidad de dinero, y lo que pueda pasar con ellas no es cuestión suya.

Por ello solicitamos que no se consuma en el establecimiento de nuestro eximio maestro chupa-sangres no solo hasta que le embolse las cantidades que le debe de horas extras, vacaciones y demás, si no que le exigimos a este explotador, acosador y torturador una solución a la situación de nuestra compañera antes de que tenga que incorporarse el día 11 de mayo a esta sala de tortura psicológica y física que llaman PASTELERÍA LA SUIZA. Porque hay cosas que no se pagan con dinero, y la dignidad de nuestra compañera, que fue pisoteada hasta límites insospechados por nuestro renombrado engendro pastelero, es una de esas cosas.

Y como la dignidad no se paga, a las trabajadoras solo nos queda luchar juntas para recuperarla y en este caso, pasa por boicotear a la PASTELERÍA LA SUIZA. Apelamos a la empatía y a la solidaridad, llamando a no consumir, a no acercarse siquiera al negocio de este elemento, al que jamás podríamos calificar como persona, ya que lo que ha sufrido nuestra compañera lo podríamos sufrir cualquiera de nosotras.

No sabemos si realmente están tan deliciosos los pasteles y demás bollería de la PASTELERÍA LA SUIZA, ni queremos saberlo, porque esos pasteles están elaborados con la explotación, el acoso y la crueldad, bañados con una capa de la dignidad que le arrebataron a nuestra compañera, que sin duda vamos a recuperar y de paso, a hacer todo lo posible para que este tipo de gentuza no tenga espacio en esta ciudad y ninguna trabajadora tenga que sufrir tales atropellos.

Porque no somos máquinas de hacer dinero, somos seres humanos y como tal debemos ser tratadas.Solo tenemos una opción: reclamarlo en la calle boicoteando a quienes nos explotan y nos humillan.

BOICOT A PASTELERÍA LA SUIZA.

RECUPEREMOS NUESTRA DIGNIDAD.

NO COLABORES CON LOS EXPLOTADORES.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya el sistema va descartando a los seres humanos, en la euforia de las ganancias y la era de las maquinas le importa un bledo la condicion humana y solo vale el dinero. Un trabajador o trabajadora son perros que hay miles en calle esperando por trabajar. Es la sagrada Ley de la Oferta y la Demanda que condena a millones a morir de hambre en un mjndo donde sobra de todo.

Pero seres humanos serian solo los judios, los otros seriamos "excremento humano" como decia el judio Menagen Begin.

Solo hay que acostumbrarse a morir con dignidad con algun rezo marrullero por delante.

Anónimo dijo...

Ese pájaro tiene más peligro que Macri en un puticlub de carretera, o que Macrón en un geriátrico. A los pobrecitos se les va la sangre abajo y no pueden razonar correctamente.